Con la mirada fija ante la visión del Monte T’ai, por Tu Fu

•13/12/2010 • Dejar un comentario

 

 

T’ai Shan, ¿qué puedo decir de ti?
A tu frente está Ch’i, a tus espaldas Lu,
Verdes hasta donde la vista puede alcanzar;
En ti Cielo y Tierra
unen gracia espiritual;
Cerca de tus cimas, el Yin y el Yang
dividen el ocaso de la aurora.
Tus cargadas nubes
purifican mi pensamiento;
Mi esforzada vista sigue con dificultad
las aves a sus nidos.
Si asciendo el Monte hasta la cumbre,
Los cerros se extienden a mis pies
por todos lados.

 

 

 

Torneo en Caguach, por Jorge Velásquez

•23/08/2010 • Dejar un comentario

 

 

De lejos vimos la iglesia Caguach
la guitarra del finao Pedro Hueicha
y el Restaurante “Colo Colo” para iniciar la procesión

Remeros hacían sonar sus chumaceras contra el bote

Algún brujo les meterá un gol
en el mismísimo tiempo de su llegada

Y cruzando con su piragua gozoso
el remero inflaba su ira a este equipo deslastrado

A veces el tiempo nos atrapa
y nos esquila hasta dejarnos sin piel

Según versifica el acta
un Domingo 28 de febrero
volvimos a nuestra lejana isla:

cabeza baja, sin vino y una cornada del premio
que no llevamos.

en La iluminada circunferencia, 2006

 

 

 

Jack Kerouac entrevistado por Fernanda Pivano

•06/08/2010 • 1 Comentario

 

 

 

Balada final, por François Villon

•07/06/2010 • Dejar un comentario

 

 

Aquí se cierra el testamento
y termina el pobre Villon.
Venid todos a mi entierro
cuando oigáis el carillón,
vestidos de rojo con bermellón,
pues muero mártir del amor.
Tal lo que por su primo juró
cuando del mundo quiso partir.

Y yo creo que no miente;
pues rechazado fue como un cerdo
de sus amores, odiosamente,
tanto que, de aquí a Rousillon,
maraña no hay ni matorral
que no tuviera, dicho sin mentir,
un jirón de su vestimenta,
cuando del mundo quiso partir.

Así fue, y de tal suerte
que murió sin tener más que un harapo;
y más aún, mientras moría, malamente
el amor le hundía su aguijón;
más agudo que el hebijón
de un talabarte se lo hacía sentir
(de los cual nos maravillamos),
cuando del mundo quiso partir.

Envío

Príncipe, bonito como un azor,
sabed lo que hizo al partir:
un trago bebió de vino tinto,
cuando del mundo quiso partir.

1431/1432-1463

 

 

 

Amanecer sin tacto, por Martin Caffels

•06/05/2010 • Dejar un comentario

 

 

Un pie frío, o desnudo,
reposa sobre el mármol.
Bataille lo dice mientras empuja el anaquel vacío
sobre el cuarto desollado, entre las ramas.

No hago más que recordar, o imaginar
(¿hay alguna diferencia?)
tus recodos inferiores, una uña roja trizada,
un empeine epóxico,
laceraciones producto de jeringas,

inyecciones
y otros artefactos de placer reverso.

Otro pie desnudo;
tu araña aguda involucrada en mis oídos,
y los pelos, ambos, muchos pelos,
reordenados
cada vez de peor manera.

Ven, vení, come here,
i’ll wait your presence…
y me vuelvo díscolo, magnético, polifacético

y te envuelvo en lenguas,
caricias new-gramaticales
y mi fuertemente inducido protolenguaje.

 

en Palabras en reconstrucción, 1977

 

 

 

Eskimo, The Residents (The movie)

•31/03/2010 • Dejar un comentario

 

I. The Walrus Hunt

 

II. Birth

 

III. Artic Hysteria

 

IV. Angry Angakok

 

V. Spirit Steals a Child 

 

VI. Festival of Death

 

1979

 

 

 

Es de noche y estoy en la zona alta, por Roberto Bolaño

•18/03/2010 • 2 comentarios

 

 

Es de noche y estoy en la zona alta
de Barcelona y ya he bebido
más de tres cafés con leche
en compañía de gente que no
conozco y bajo una luna que a veces
me parece tan miserable y otras
tan sola y tal vez no sea
ni una cosa ni la otra y yo
no haya bebido café sino coñac y coñac
y coñac en un restaurante de vidrio
en la zona alta y la gente que
creí acompañar en realidad
no existe o son rostros entrevistos
en la mesa vecina a la mía
en donde estoy solo y borracho
gastando mi dinero en uno de los límites
de la universidad desconocida.

en La universidad desconocida, 2007

 

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.