La historia de la fiebre, de Carlos Almonte

 

 

 

Céline entre aldeanos que lo ahogan, el calor, la humedad, las ranas gigantes, la cabaña se viene abajo, la comida se ha terminado y la que queda está podrida -los aldeanos se la arrebatan de las manos-. El cuerpo duele. La piel duele. Los sueños se confunden con la realidad. Afto, su ayudante, reaparece como un hechicero y extrae una cuchilla desde su tobillo. Los demás salen corriendo, pero vuelven a los pocos segundos. Céline yace postrado como un leproso terminal. Su apariencia es la de quien lleva muerto varios meses. Maldice al cielo y al infierno. Pide a gritos que alguien le dispare en la cabeza, pero su destino ha sido el de tocar las puertas del eterno fuego sin tener respuesta. Le tocó el destino, no la suerte, exclamaría el poeta. No queda más que esperar la muerte lenta. Seguir sufriendo, horadando el alma poco a poco, como siempre ha sido, desde que su memoria es memoria, desde que el tiempo es tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

en Blog Descontexto, mayo 2008

Anuncios

~ por ca en 29/09/2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: