Algo de mí, de Camilo Andreu

 

entelequia

 

Más allá de esa línea imaginaria, te revelas ante el dios de los vacíos. Esperas en silencio, mientras el soplo débil de una hormiga vuela tu sombrero en la tormenta. Caminas, aplastada por tu orgullo, hacia el cerro Umbral entre bosques y lagunas, entre la observación ajena y el espeso y tímido embalaje de tus pocas pertenencias. Un adiós sin razones, unos años sin valor…

Y claro, podría reportar la angustia del hallazgo, y tu nombre gritado al aire como un rezo a un dios amargo. Y esa imagen tuya, entre reptil y hiedra, que conoce los caminos hacia el norte y sin embargo niega el cántico mayor del océano en su extraña boca, de la espuma en las narices, del gemido triste de animal herido, resquebrajando el trigo de tu piel, reverdeciendo apenas suaves mieles en tu cuerpo.

Y a pesar de todo, entre tus ramas oculto mi tristeza.

 

 

 

Anuncios

~ por ca en 26/01/2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: